Mises Wire

Home | Wire | Hombre, economía y Estado: la economía de la libertad

Hombre, economía y Estado: la economía de la libertad

  • man, economy, state.png
0 Views

Tags Book ReviewsIntroducción a la Economía AustriacaHistoria de la Escuela Austriaca de Economía

06/11/2019

[Nota del Editor: La siguiente es la reseña de Henry Hazlitt de Hombre, economía y Estado publicada en el National Review en septiembre de 1962].

Una de las infelices víctimas de la Primera Guerra Mundial fue el anticuado tratado sobre «principios« económicos. Esta fue una obra no demasiado técnica para ser leída por el laico inteligente, por un lado, ni, por el otro, como los libros de texto actuales, una compilación entrecortada y excesivamente simplificada de la doctrina de moda actual. Uno de los últimos de la especie fue Principles of Economics de Frank W. Taussig, publicado por primera vez en 1911. El espíritu de ese libro fue revelado en un pasaje del prefacio:

En este libro he tratado de establecer los principios de la economía de tal forma que sean comprensibles para una persona educada e inteligente que no haya hecho antes ningún estudio sistemático del tema. Aunque diseñado en este sentido para principiantes, el libro no pasa por alto las dificultades ni evita el razonamiento severo. Nadie puede entender los fenómenos económicos ni prepararse para afrontar los problemas económicos si no está dispuesto a seguir trenes de razonamiento que requieran una atención sostenida. He hecho todo lo que he podido para ser claro y exponer con cuidado los motivos en los que se basan mis conclusiones, así como las propias conclusiones, pero no he pretendido en vano simplificar todas las cosas.

El propósito anunciado del libro Hombre, economía y Estado del Dr. Rothhard (dos volúmenes que suman un total de 1.000 páginas) es escribir con este espíritu y «llenar parte del enorme vacío de cuarenta años». Y ha tenido éxito. Nos ha dado un trabajo en la tradición de Taussig, Wicksteed, Fetter, Knight y Mises, un estudio exhaustivo de los principios, que trata la economía como un edificio coherente, no como un estudio fragmentado de «utilidad», «monopolio», «comercio internacional», «trabajo», «agricultura», «finanzas públicas» y «programación lineal».

Tal edificio unificado, como explica Rothbard, sólo puede construirse tratando la economía como una ciencia deductiva utilizando la lógica verbal. Porque «si la economía procede de la lógica deductiva basada en unos pocos axiomas simples y evidentes, entonces el corpus de la economía puede ser presentado como un todo interrelacionado con el laico inteligente sin pérdida de rigor último».

Este era el método de los economistas «austriacos». Es el método de Ludwig von Mises. De hecho, Rothbard, un ex-estudiante de Mises, francamente se aleja de La acción humana: «De ahora en adelante, poco trabajo constructivo se puede hacer en economía a menos que parta de la Acción Humana....En cierto sentido, el presente trabajo intenta aislar lo económico, rellenar los intersticios, y explicar las implicaciones detalladas, tal como yo las veo, de la estructura de Misesiana».

¿Qué contribuciones ha hecho Rothbard a la estructura? Algunos de ellos los indica en su propio prefacio. Su libro comienza deduciendo todo el corpus de la economía de unos simples «axiomas»: «el axioma fundamental de la acción: que los hombres emplean medios para lograr fines»; que «hay una variedad de recursos humanos y naturales«, y que «el ocio es un bien de consumo».

Rothbard no teme ser lo suficientemente anticuado como para empezar con «la economía de Crusoe» antes de entablar relaciones interpersonales, y el trueque antes de iniciar el intercambio indirecto a través del dinero. Una de las características de su teoría del consumo y la producción es «la resurrección de la brillante y completamente descuidada teoría de la renta del profesor Frank A. Fetter, es decir, el concepto de alquiler como los precios de alquiler de un servicio unitario. La capitalización se convierte entonces en el proceso de determinar los valores actuales de las rentas futuras esperadas de un bien».

la teoría pura de la preferencia temporal de Fetter-Mises se sintetiza con la teoría de renta Fetter [y] con la teoría austriaca de la estructura de la producción....Una de las características «radicales» de nuestro análisis de la producción es una ruptura completa con la teoría «a corto plazo« actualmente de moda de la empresa, sustituyéndola por una teoría general de la productividad del valor marginal y la capitalización. Se trata de un análisis de «equilibrio genera»" en el sentido austriaco dinámico, y no en el estático y actualmente popular sentido walrasiano.

Rothbard también expone «una teoría completamente nueva del monopolio: que el monopolio sólo puede definirse de manera significativa como una concesión de privilegios por parte del Estado, y que un precio de monopolio sólo puede alcanzarse a partir de tal concesión. En resumen, no puede haber un precio de monopolio en un mercado libre».

Hasta ahora me he adherido al propio resumen de Rothbard. Pero no estoy seguro de que haya hecho plena justicia a su propia contribución. Por ejemplo, no recuerdo ningún libro (con la posible excepción de las obras de Mises, Fetter y Bohm-Bawerk) que reconozca tan plenamente el papel inherente y omnipresente (pero descuidado) del tiempo, no sólo en la explicación del interés, sino en toda actividad económica. Rothbard enfatiza constantemente el tiempo como un factor indispensable en toda la producción, y como un medio necesario pero «escaso» para todos nuestros fines.

En una veintena de otros puntos importantes, además, aporta lucidez y luz: su excelente descripción de los enormes beneficios de una economía monetaria sobre uno de los intercambios directos; su explicación de por qué una teoría separada del comercio «internacional» es innecesaria y por qué el «problema de la balanza de pagos» de una nación no es diferente del de un individuo; su rigurosa exposición de una teoría de interés de pura preferencia temporal; su mordaz exposición de las falacias sindicales; su bella explicación de por qué el libre mercado, lejos de ser «anárquico« o «sin planes», es la única organización bajo la cual es posible un verdadero equilibrio y orden económico.

¿Qué nos da el libro de Rothbard que el de Mises no? La mejor manera de responder a la pregunta es mediante una comparación. Un matemático no necesariamente difiere de otro cuando explora otros campos u otros problemas específicos. La principal diferencia entre Mises y Rothbard es que este último, al tratar con mucho menos detenimiento algunos de los problemas básicos que Mises ha explorado más a fondo, dedica una parte mucho mayor de su obra a la refutación de doctrinas opuestas: algunas como las que se encuentran en las obras más antiguas, como las de Henry George, Veblen, Marshall, Fisher, Schumpeter y Knight; pero, más particularmente, las que se encuentran en la literatura de los últimos veinticinco años, en los keynesianos, en los «economistas matemáticos«, en el W. W. Rostow, en Galbraith.

Es en la parte controversial de su trabajo donde Rothbard es más estimulante. Con los economistas estadísticos y matemáticos es incansable. Señala la naturaleza arbitraria y no científica de todos los números de índice, así como el vacío o engaño de las ecuaciones en las que se basan los economistas matemáticos:

En la acción humana no hay constantes cuantitativas. Como corolario necesario, todas las leyes praxeológicas-económicas son cualitativas, no cuantitativas.

Su exposición de las principales doctrinas keynesianas es completa, y su crítica de Galbraith es devastadora.

Al discutir un libro de tanta importancia, con tanto que alabar y con un desafío instructivo en casi todas las páginas a alguna doctrina «ortodoxa» o «no ortodoxa», parece ingrato llamar la atención sobre los defectos. Sin embargo, en una estructura de pensamiento cuyos cimientos están tan cuidadosamente establecidos, y en medio de una discusión brillante y penetrante, Rothbard anunciará repentinamente alguna conclusión extraordinaria basada en un fragmento de lógica doctrinaria abstracta. Ejemplos de ello son su agudo contraste entre los derechos de autor y las patentes, y su implicación de que los primeros bien podrían concederse a perpetuidad y los segundos no concederse en absoluto; su conclusión de que el repudio de la deuda pública no es un gran mal; que incluso tiene una «utilidad social«, y la ventaja añadida de dificultar los futuros préstamos del gobierno; su opinión de que la difamación y la calumnia no deberían ser ilegales, y que incluso el chantaje «no sería ilegal en la sociedad libre». Para el chantaje es la recepción de dinero a cambio del servicio de no publicar cierta información sobre la otra persona. No se trata de violencia o amenaza de violencia a personas o propiedades«.

Es difícil explicar estas aberraciones. Están en tan marcado contraste con el resto del libro que parece como si estuvieran pegados con otra mano. Pero prácticamente todos están en el campo legal y político, más que en el económico. Lo más cerca que puedo llegar a una explicación racional de ellos es asumir que cuando Rothbard se aleja del ámbito estrictamente económico, en el que su erudición es tan rica y su razonamiento tan riguroso, es engañado por su doctrina epistemológica del «apriorismo extremo» para tratar de sustituir su propia jurisprudencia instantánea por los principios del derecho consuetudinario construidos a través de generaciones de experiencia humana.

Menciono estos lapsus porque estoy seguro de que los que se oponen al libro, y las víctimas de sus devastadoras refutaciones, que tratan de desacreditar tanto lo que es brillante, original y profundo, los citarán con gusto y con la implicación de que el resto del libro puede ser ignorado. Pero no se puede ignorar. De hecho, es el tratado general más importante sobre principios económicos desde La acción humana de Ludwig von Mises en 1949.

Henry Hazlitt (1894-1993) was a well-known journalist who wrote on economic affairs for the New York Times, the Wall Street Journal, and Newsweek, among many other publications. He is perhaps best known as the author of the classic, Economics in One Lesson (1946).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire