Mises Wire

Home | Wire | Trump está jugando juegos políticos con etanol

Trump está jugando juegos políticos con etanol

  • ethanol1.PNG
0 Views

Tags Burocracia y RegulaciónImpuestos y Gasto

El 9 de octubre, el presidente Donald Trump anunció que estaba levantando la prohibición de la EPA de las ventas de verano del E15, una mezcla de combustible para motor que consiste en un 15% de etanol en lugar del 10% habitual. El anuncio de Trump es revelador. Enseña mucho sobre política, política comercial y el lamentable estado del movimiento ecologista.

Que el anuncio de Trump fue motivado políticamente es obvio. La nueva política propuesta fue anunciada durante una visita de campaña a Iowa. Se avecina una crucial elección bienal y Trump reveló su plan allí para dar un impulso a las perspectivas electorales de los republicanos en el Cinturón de Maíz.

Tal medida fue políticamente necesaria después de que los aranceles de Trump sobre las importaciones chinas generaron aranceles de represalia que redujeron las exportaciones de alimentos estadounidenses a China y recortaron los ingresos de los agricultores estadounidenses. El presidente necesitaba demostrar a los agricultores que él está cuidando sus intereses. El llamado a un mayor uso del E15, que aumentaría la demanda de maíz, fue música para los oídos de muchos votantes en el Cinturón de Granjas.

Esta secuencia de eventos, aranceles económicamente perjudiciales seguidos de una política diseñada para mitigar o compensar esas interrupciones, ilustra una profunda verdad sobre la economía política. El gran economista austriaco Ludwig von Mises aclaró esta verdad en su ensayo, "Middle-of-the-Road Policy Leads to Socialism". [Mantenga la calma; ¡NO estoy sugiriendo que Trump quiera socialismo!]

El punto de Mises era que la intervención del Estado en los mercados, aunque bien intencionada, impacta inevitablemente los precios y los patrones de producción. La intervención ayuda a unos y lastima a otros. Aquellos que ahora tienen un problema inducido por el Estado, como los agricultores estadounidenses después de la imposición de aranceles, esperan que el Estado resuelva ese problema. Pero todo lo que haga el Estado en el intento de compensar el daño que causaron sus políticas distorsionará aún más los mercados. Esto estimulará los gritos para una mayor intervención. Así, la tendencia de la intervención es engendrar más intervención.

La política comercial de Trump se está desarrollando como un proceso de "dos pasos adelante, un paso atrás". (¡Esperemos que no termine siendo un paso adelante por cada dos pasos atrás!) Claramente, la propuesta para un mayor uso del E15 es un subsidio del Estado para los productores de maíz y la industria del etanol. Nos aleja aún más del objetivo declarado de Trump de eliminar todos los aranceles, barreras comerciales y subsidios. De manera realista, dada nuestra actual alineación política, los subsidios cero para la agricultura estadounidense son inconcebibles en el futuro previsible.

He escrito antes sobre los efectos económicos negativos de usar etanol a base de maíz como combustible para motores. Los impactos ambientales negativos también son significativos. Aunque algunos grupos verdes, como el Sierra Club, han advertido sobre las consecuencias ambientales del etanol a base de maíz en el pasado, se han mantenido extrañamente silenciosos sobre el plan de Trump para aumentar su uso. Aparentemente, están demasiado ocupados tratando de usar el tema del cambio climático para asustar a los estadounidenses para que adopten el socialismo y desafíen una política que es verdaderamente perjudicial para el medio ambiente. Esto subraya mi creencia de larga data de que preservar un ambiente saludable no es el objetivo principal de los ambientalistas.

El 40% de la cosecha de maíz estadounidense ya se quema en los motores de nuestros vehículos. Eso representa millones de acres de tierra que se convierten de hábitat de vida silvestre a labranza. Causa el uso de quién sabe cuántas toneladas de fertilizantes que contaminan innecesariamente el agua (por ejemplo, la marea roja en Florida).

Lo peor de todo es que cualquier política gubernamental que acelere el ritmo del consumo de agua en el Medio Oeste, donde los acuíferos ya están agotados peligrosamente, tiene una visión ambiental mínima. Si los ambientalistas realmente se preocuparan por el medio ambiente más de lo que quieren aumentar el control gubernamental de la economía, se opondrían al combustible a base de maíz con más vigor que al fracking. El fracking no pone en peligro nuestro precioso suministro de agua; El etanol a base de maíz lo hace.

La buena noticia es que Trump puede no tener la autoridad legal para revisar los límites existentes en E15. De lo contrario, su anuncio del 9 de octubre podría ser un golpe de genialidad política: podría ayudar al partido de Trump a mantener el control del Congreso sin costo para el medio ambiente.

Mark Hendrickson is Adjunct Professor of Economics at Grove City College. 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire